Noticia Ampliada

La administración de fincas se profesionaliza a través de las franquicias

Hasta hace unos años,...

Pocos sectores le deben tanto a la franquicia. Desde la introducción de este sistema de cooperación comercial, el sector se ha visto transformado, de un segmento de negocios que se había quedado obsoleto y cuya calidad de servicio presentaba, en líneas generales, muchas inseguridades al cliente ha pasado a convertirse en un sector profesional y competente de cara a los usuarios. En gran parte, esta conquista se debe a la entrada de las cadenas de franquicias en el sector que han traído consigo el desarrollo de un papel fundamental en la gestión de fincas dejando lejos la época en la que el trabajo de administrador se limitaba a pagar la cuenta de luz, cambiar las bombillas y contratar a alguien para zonas comunes. Ahora los servicios están enfocados a la gestión de patrimonio de la comunidad, que puede incluir la infraestructura, cuya administración requiere conocimientos legales, técnicos, contables, financieros, arquitectónicos y, lo que no es menos importante, tiempo para ocuparse de ellos. El mercado potencial de este sector es de unos 20 millones de clientes, por lo que no es de extrañas que cada vez sean más las franquicias apuestan por este negocio para desarrollarse. Las cadenas de franquicias han llegado imponiendo estas características y una nueva forma de trabajar a un sector atomizado y con muchos operantes con falta de profesionalidad y transparencia. Para ello, las redes se han apoyado en una mayor transparencia con los clientes finales y han mejorado los servicios prestados a través de la aplicación de nuevas tecnologías. Estos negocios están basados en gran parte en la capacidad comercial del franquiciado. Son una alternativa de autoempleo para aquellas personas con dotes comerciales y a las que les guste el mercado inmobiliario. Además, se pueden desarrollar diferentes enfoques dependiendo de la actividad y del enfoque del producto: residencial, locales, oficinas, naves o general. Las franquicias en España Así ha surgido en España una serie de cadenas, algunas de ellas aprovecharon el boom inmobiliario, otras han se han puesto en marcha recientemente: Una de las últimas incorporaciones en franquicia, aunque con más de 20 años de experiencia a sus espaldas es Terraminium. El franquiciado aquí sólo se tendrá que ocupar de la labor comercial y la central le ofrece el soporte necesario para la gestión de sus comunidades y todos los servicios que necesite, además de disponer de los 15.000 euros de inversión inicial. Universalis presta a sus clientes una mayor calidad en la gestión gracias a un estudio previo de valoración de la comunidad y posteriormente la propuesta y puesta en marcha de mejoras y herramientas de optimización de recursos de la comunidad. Además del trato directo y personalizado, así como asesoramiento permanente y presencial en cualquier gestión necesaria para el buen desarrollo de la comunidad. La inversión inicial de esta red es de 6.000 euros. Ante la constatación de la falta de profesionalidad del sector, Fincadelia apostó ya en 2001 por este tipo de servicios. “Buscamos un servicio más cercano al cliente, alejado del clásico administrador que no sale de su oficina. Queremos que el administrador vaya periódicamente al edificio, se comunique con los clientes y se adelante a los problemas” comenta Iván Gea Sánchez, director de Expansión de la enseña. Constituida como cadena el año pasado, Attiqus nace por el impulso de un grupo de empresarios con amplia trayectoria profesional en la administración de fincas. Su modelo de negocio está orientado a profesionalesdel sector con experiencia como administradores, así como a personas que ven en la administración de fincas una salida profesional y atractiva. Por su parte, Administración de Fincas LDC, de origen Portugués, con más de 80 oficinas en la Península Ibérica, basa su modelo de negocio, en la plataforma online creada por y para facilitar los procesos administrativos al gestor de LDC y para favorecer la comunicación y transparencia de información a través de la comunidad virtual con los comuneros. El modelo internacional de Charib también cubre otro tipo de servicios ligados a la administración de fincas como mantenimiento de edificios, venta de productos de limpieza o mantenimiento de piscinas, así como las oportunidades de crosselling. Cuentan con una escuela online para formación continua y una tienda online donde el franquiciado puede comprar los productos de la central de compras. Por su parte, Vertical también arrastra una larga trayectoria de 18 años. Cuenta con los procesos de gestión necesarios y herramientas informáticas de primer nivel que puede utilizar el franquiciado. Como valor añadido ofrecen asesoramiento legal a disposición del franquiciado. Su inversión inicial es de 21.850 euros. Dedicada en exclusiva al sector del alquiler, Renting House se caracteriza por su atención personalizada, tanto a inquilinos como a propietarios. Nace por la inseguridad que observan sus fundadores en los propietarios al cobro de sus rentas y a cómo podrían dejarle su inmueble los inquilinos. Para ello crean un producto que cubre esas necesidades como “El alquiler garantizado”. Por su parte, BV Gestión y Administración de Fincas cuenta con una amplia experiencia de más de 20 años, que ha sabido adaptarse a las nuevas necesidades de las comunidades. Entre sus servicios destacan el asesoramiento jurídico, seguros o servicios integrales. El sector de administración de fincas surge ahora como refugio para profesionales del sector inmobiliario en paro y también para aquellos profesionales de la administración y legislación. Su baja inversión, de 6.000 a 40.000 euros, y que sea innecesario un local de grandes dimensiones y en primeras líneas comerciales, hace que se convierta en una buena opción para el autoempleo.
Servigestión, S. L. Asesoría Integral. C/ Antonio Acuña, 9, 28009 Madrid info@servigestion.eu
Optimizado para: Internet Explorer 7, Internet Explorer 8 y Mozilla Firefox